Funcionamiento


La función de nuestra Residencia y del Centro de día es dar el máximo posible de nuestro esfuerzo personal y colectivo para facilitar un entorno sustitutivo del hogar adecuado y adaptado a las necesidades de asistencia. Nuestro objetivo es favorecer el mantenimiento o la recuperación del máximo grado de autonomía personal y social a los residentes, y al mismo tiempo apoyar a sus familias. Lo más importante para nosotros es ofrecer un espacio familiar y acogedor donde los usuarios se sientan a gusto, con una atención asistida centrada en la persona y en sus necesidades.

Somos conscientes de que cada residente presenta una situación diferente y unas necesidades específicas, y que esta situación va cambiando con el tiempo. Por eso diseñamos un Plan Interdisciplinar de Atención Individualizada (PIAI) de cada residente y evaluamos las situaciones que se van generando para adaptarnos e intentar dar respuesta a las nuevas demandas.

Las funciones básicas son las descritas en el Decreto 284/1996 de 23 de julio, de regulación del Sistema Catalán de Servicios Sociales, modificado por el Decreto 176/2000:

  • Asistencia sanitaria
  • Alojamiento
  • Manutención
  • Acogida y convivencia
  • Atención personal en las actividades de la vida diaria
  • Hábitos de autonomía
  • Dinamización sociocultural
  • Mantenimiento de las funciones físicas y cognitivas
  • Lavandería y repaso de la ropa
  • Higiene personal
  • Apoyo social


Resumiendo, la función básica de nuestra residencia y del centro de día, es la de mejorar y en todo caso mantener la calidad de vida de nuestros residentes y proporcionar apoyo a las familias.